Costillas al horno

Descubre las recetas de costillas al horno

Costillas al horno estilo argentino

Costillas al horno estilo argentino

Normalmente, el asado argentino tradicional se hace en una parrilla con leña o carbón, pero también se puede hacer en el horno si sabes cómo. Además te damos un truco para que la carne adquiera un sabor ahumado sin necesidad de ahumarla.

La adobamos con el clásico adobo argentino y, por último, lo servimos con la salsa argentina por excelencia, el chimichurri, imprescindible para cualquier costilla. El proceso es más largo que en la barbacoa, pero merece la pena cocinarlas a baja temperatura durante tanto tiempo para que queden igual de tiernas.

INGREDIENTES

Para las costillas:

  • 1 costillar de cerdo
  • 1 cucharada de ajo machacado
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra

Para la salsa chimichurri:

  • 1 manojo de perejil
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de pimiento rojo triturado
  • 2 cucharaditas de sal
  • 2 cucharaditas de vinagre balsámico
  • 60 ml de aceite de oliva
  • el jugo de un limón

PREPARACIÓN

Para empezar, hacemos una pasta mezclando el ajo, la sal, el vinagre y la pimienta. Lavamos bien la costilla y la secamos con papel de cocina. Extendemos la pasta sobre toda la superficie de la costilla, lo envolvemos con film transparente y lo metemos en el frigorífico durante 1 hora para que se marinen.

Mientras que la carne está marinando, hacemos la salsa Chimichurri. Con ayuda de una picadora, picamos las hojas de perejil, el comino, el pimiento rojo triturado, el vinagre balsámico, sal y el jugo de limón. Cuando esté bien triturado, vamos vertiendo lentamente el aceite de oliva y lo removemos con un tenedor. Así se formará una salsa espesa que tendremos que guardar en el frigorífico mientras se cocinan las costillas.

Después de la hora, precalentamos el horno a 160 ºC con calor por arriba y por abajo. Forramos una bandeja de horno con papel de aluminio y colocamos las costillas marinadas encima. Dejamos que se asen durante 2-3 horas, hasta que veamos que la carne está dorada, se ha contraído y casi se ha desprendido del hueso.

Sacamos las costillas del horno y las dejamos que reposen durante 10 minutos antes de partirlas. Así los jugos no se saldrán y la carne estará mucho más jugosa.

Cortamos las costillas y las servimos junto con la salsa chimichurri.

Consejos.

Para darle un toque ahumado a la carne sin utilizar la barbacoa, puedes añadir una cucharada de humo líquido al adobo.