Costillas al horno

Descubre las recetas de costillas al horno

Cómo hacer costillas al horno

Cómo hacer costillas al horno

No se necesita una barbacoa para hacer unas deliciosas costillas bien hechas. En el horno puedes conseguir un magnifico resultado. Y te puedes marcar un platazo que no tiene nada que envidiar a la paella (te enseñamos cómo hacer una paella).

La carne de las costillas es bastante difícil de cocinar y necesita mucho tiempo para que las fibras se rompan y queden tiernas. La temperatura que alcanza el horno es perfecto para ese tipo de cocción lenta y constante.

Elevar unos centímetros la carne por encima de la bandeja permite que el calor circule por todos los lados. Después de unas horas, la carne casi se cae del hueso y está para chuparse los dedos.

Ingredientes que vas a necesitar:

  • 2-2,5 kilos de costillas de cerdo
  • 50 gr de mostaza de Dijon
  • 2 cucharaditas de humo líquido (opcional)
  • 1 taza de mezcla de especias para adobo *
  • 1 taza de salsa barbacoa, comprada o casera

*Yo utilizo una mezcla de azúcar moreno, pimentón, ajo en polvo, cebolla en polvo, sal, pimienta negra, comino, pimienta de Cayena y mostaza en polvo.

Equipo:

  • Papel de aluminio
  • Rejilla de metal
  • Pincel de repostería
  • Cuchillo

Elaboración:

  1. Prepara una parrilla para hornear. Puedes hacerlo forrando una bandeja de horno con papel de aluminio y colocando encima una rejilla para que la carne no toque la base y el calor pueda fluir por toda la carne. Coloca las costillas sobre la parrilla.
  2. Adoba las costillas. Unta la mostaza y el humo líquido por toda la superficie de la costilla con ayuda de un pincel de repostería. Mezcla las especias y frota toda la superficie con ellas, que no quede un hueco que no tenga adobo. El adobo se adherirá sin problemas ya que se quedará pegado al haber puesto la mostaza antes.
  3. Asa las costillas. Calienta el horno a 150ºC y coloca la parrilla unos pocos centímetros por debajo del elemento de calefacción. Que la parte tierna de las costillas esté hacia arriba. Deja que se asen durante 5 minutos, hasta que el azúcar se derrite y se ponga a burbujear.
  4. Hornear las costillas. Mueve la parrilla hacia el medio del horno y deja que se asen de 2 y 1/2 a 3 horas. A mitad de cocción, cubre las costillas con papel de aluminio para que no se resequen.
  5. Unta las costillas con salsa barbacoa. Unos 30 minutos antes de finalizar la cocción, unta las costillas con salsa barbacoa, vuélvelas a tapar con papel de aluminio y deja que termine la cocción. La carne estará bien hecha cuando pinches con un cuchillo la parte más gruesa, y el cuchillo se deslice bien a través de ella.
  6. Deja que reposen. Una vez fuera del horno, deja que reposen sobre una rejilla y todavía cubiertas durante unos 10 minutos. Después de ese tiempo, corta las costillas en huesos individuales. Sírvelo inmediatamente con más salsa barbacoa para mojar.

Notas:

El adobo puede hacerse el día antes para que tenga un sabor más potente. Envuelve las costillas en una bolsa hermética y mételo en el frigorífico.